El efecto Colosio

La primera vez que lo ví fue en septiembre de 1988. Recientemente yo había cumplido 21 años de edad y hacía mis primeras tareas políticas. Fue en la entrada del palacio de Gobierno; era un tipo con gran personalidad pero discreto, recuerdo que su gran mulix llamaba la atención. En ese lugar un buen amigo, Eric Rubio Barthell, me dijo en voz baja “va a ser el próximo presidente” a lo que ingenuamente le pregunté ¿de dónde? Y me respondió: del partido! Aunque podría ser de México; luego lo saludó llamándolo Donaldo y me presentó con él.

Read More