Bien Hecho Yucatán, una inversión por nuestra gente

_D8A9749.jpg

El compromiso de las autoridades debe ser siempre con el bienestar de la gente cuidando, obviamente, todo el entorno y el bien común. Trabajar por y para la gente es una tarea increíble, y dejarles un estado mejor para vivir debe ser la meta de todo servidor público, pero ¿cómo lograrlo de la mejor manera? ¿qué convertirá en agente de cambio a los pobladores de esta maravillosa tierra?

La respuesta es muy simple: la educación y la preparación.

La educación el principio de un gran cambio.

Una persona mucho mejor preparada tiene un panorama mucho más amplio de acción para realizarse personal y profesionalmente. Además, esta misma preparación le ayudará a entender cómo puede cambiar su entorno de manera positiva.

Pero la educación y la preparación no se dan sólo en las aulas, es necesario tener proyectos integrales de preparación que involucren a todos los yucatecos.

De ahí resalta la importancia de proyectos como Bien hecho Yucatán una plataforma de aprendizaje y seguimiento que dotará a los yucatecos y yucatecas de herramientas que los ayuden a transformar su realidad y su entorno.

Y aún hay más tras todo ello: Bien Hecho Yucatán apuesta por la preparación, la capacitación y la profesionalización de los pobladores y empresas como parte de un proyecto con miras al futuro.

Personal capacitado se traduce en aumento de la competitividad y competencia de los trabajadores, esta se traduce en mayor especialización, más eficacia y mayor rentabilidad. Eso hará que más empresas volteen a ver a nuestro estado y se decidan a invertir en infraestructura y a emplear a los Yucatecos.

Es una estrategia con resultados positivos para todo. Bien Hecho Yucatán es más que una apuesta por la simple capacitación, es la forma en la que nuestro estado liberará el potencial y se proyectará a la vanguardia.

Yo veo con buenos ojos esta iniciativa que pone por delante a los yucatecos, porque somos nosotros quienes merecemos escribir nuestra historia.

Víctor Caballero Durán